Coloproctología, ¿de qué manera puede ayudarte?

Coloproctología, ¿de qué manera puede ayudarte?

 

La mayoría de las personas suelen creer que un coloproctólogo solo trata hemorroides, fisuras y abscesos anales, pero en realidad se trata de una especialidad tan amplia que abarca otro tipo de padecimientos como el cáncer de colon, estreñimiento, incontinencia y enfermedades de transmisión sexual relacionadas al sexo anal sin protección, que pueden causar gonorrea, herpes, clamidia y linfogranuloma venéreo.

Generalmente todas las enfermedades del ano causan sangrados, pero no siempre son hemorroides como se suele pensar.

A pesar de ello, muchas personas no acuden oportunamente con un médico cuando experimentan molestias como cambios en el hábito intestinal o pérdida involuntaria de las ganas de ir al baño (deposiciones) y gases, esto aun cuando siempre es importante un chequeo a tiempo con el especialista en coloproctología.

Para todo ello, la medicina se apoya en la colonoscopía, un método seguro y eficaz en el que se examina el revestimiento del colon y el recto.

La mayoría de las colonoscopías se hacen de manera ambulatoria con un mínimo de molestias y/o incomodidad para el paciente.

Se recomienda que personas mayores a 50 años se realicen una colonoscopía de manera rutinaria, aunque para los pacientes con antecedentes familiares de cáncer de colon, recto o ano, la recomendación es realizarse el procedimiento a partir de los 40 años.

Es recomendable también realizarse una colonoscopía si hay cambios en los hábitos de defecación o hemorragias que indiquen un posible problema.

Un diagnóstico certero y oportuno —acompañado del tratamiento correspondiente— es la clave para evitar complicaciones relacionadas con el colon y recto.

 

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.